La tala indiscriminada y los incendios forestales amenazan especies de flora y fauna en Panamá

La tala indiscriminada y los incendios forestales en Panamá amenazan la flora y fauna

Esto es lo que Ignacio Solano, el biólogo y experto, concluyó su investigación en a selva de Panamá.

Descubrimiento de la asociación de la ranita Oophaga Vicentei y la Bromelia Vriesea hieroglyphica en su expedición en Panamá.

Descubrimiento de que la destrucción de la selva panameña pone en riesgo a dos especies: 

La Vriesea hieroglyphica y la ranita Oophaga vicentei

Se ha dado por concluida su investigación sobre su última expedición en la selva de Panamá. Además, esta expedición la realizó el pasado mes de enero.

La tala indiscriminada y los incendios forestales en Panamá amenazan la flora y fauna. Esto es lo que se concluyó en este proyecto de investigación.

Se descubrieron nuevas interacciones entre flora y fauna, pero tenemos que destacar la especial relación entre la Vriesea hieroglyphica y la ranita Oophaga vicentei. 

Vriesea hieroglyphica 

Es una bromelia epífita que crece en el dosel de la selva panameña.

Oophaga vicentei

La ranita es una especie endémica del centro de Panamá que está amenazada por la destrucción de su hábitat.

La Oophaga vicentei es endémica de Panamá y se encuentra en lista roja por destrucción de su hábitat.

Se encuentra en lista roja. Esto es debido a la tala indiscriminada de árboles y a los incendios forestales que están asolando el centro y sur del continente americano.

Según el jefe de Incendios Forestales del Cuerpo de Bomberos de la República de Panamá, Jorge Carreño, “durante el primer trimestre de 2019 se han tenido que sofocar 5.165 incendios en el país […]”.

Para acceder al dosel de la selva donde crece la Vriesea Solano utilizó técnicas de escalada.

Esta pequeña rana mide entre 1,5 y 2,5 cm. Además, desarrolla toda su vida asociada a esta bromelia.

En este lugar, es donde hace su nido, y, también, tiene la conducta sexual reproductiva y nacen sus renacuajos.

Ignacio, también tuvo que hacer uso de las técnicas de escalada, ya que tuvo que ascender unos 35 metros de altura de una Ceiba pentandra. 

La Ceiba pentandra se trata de un árbol caducifolio que puede alcanzar una elevación de 70 metros.

Por otro lado, el biólogo ha descubierto nuevas interacciones entre flora y fauna.

Y es que, todas ellas son muy importantes para entender el funcionamiento de los diferentes hábitats.

Esta investigación, nos ha proporcionado, además, los conocimientos necesarios para poder crear nuevos ecosistemas verticales por todo el mundo.

También, esta expedición, nos ha ayudado a introducir nuevas especies vegetales en nuestros ecosistemas.

Más información sobre Ignacio Solano